Es Voluntario

Actualmente, hablar de comunidad terapéutica se asocia principalmente a pensar en comunidades para farmacodependientes y, ciertamente, es una problemática que se ha incrementado en la población mexicana; no obstante, otros problemas como la salud mental, la migración, los desórdenes alimenticios, los menores en conflicto con la ley, y un largo etcétera, son problemáticas que podrían ser atendidas y, sobre todo, mejor enfrentadas con el modelo de Comunidad Terapéutica, en tanto que un modelo residencial voluntario ofrece una infinidad de recursos in situ que permiten a sus usuarios enfrentar su realidad social concreta con mayores oportunidades de salir adelante.

Reinsertarse

Herramientas como la reintegración familiar, social y laboral, el reaprendizaje de relaciones sociales, la adquisición de una red de apoyo saludable sumada a los recursos individuales que los usuarios de las Comunidades Terapéuticas adquieren, representan una mejor oportunidad para reinsertarse al medio, contando siempre con una red de apoyo que permitirá que el usuario salga adelante sea cual sea su problemática. Es por ello que resulta fundamental sumar esfuerzos para expandir el modelo de Comunidad Terapéutica y que deje de centrarse, al menos a nivel de percepción, en problemas de farmacodependencias. Que otros profesionales entiendan y se acerquen y se capaciten en dicho modelo representa un bienestar potencial para toda la comunidad, para todo el país.

Los Inicios en Daytop

El modelo de Comunidad Terapéutica no nació como un modelo de atención pensado exclusivamente para tratar las farmacodependencias y los problemas críticos asociados; como metodología, surgió como respuesta a la necesidad de atender a personas con síndrome de estrés post-traumático, sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, con la experiencia de Synanon en Estados Unidos y el ulterior surgimiento de Daytop, se configuró esta metodología como una manera de intervenir, en forma residencial, problemas de farmacodependencias (principalmente heroína). Como George Dederich fue militante del movimiento de Alcohólicos Anónimos —un tanto disidente pues quería más tiempo de atención y para más problemas que no sólo fuesen alcoholismo—, fue natural que enfocara su metodología al tratamiento del alcoholismo y las farmacodependencias y que incluyera muchos de los preceptos del programa de los doce pasos a su forma de tratamiento. Daytop, en esta misma línea, depuró muchos de los errores de Synanon —entre ellos, el fanatismo en el que derivó— y se convirtió en un modelo paradigmático que luego cobró fuerza tanto en Europa (Francia, España e Italia, principalmente) como en América Latina. Los problemas que típicamente se han enfrentado con las comunidades terapéuticas, sin embargo, no se han circunscrito a las farmacodependencias. Existen y han existido comunidades que atienden problemas psiquiátricos, desórdenes alimenticios, problemas legales y a personas en situación de riesgo —migrantes, personas en situación de calle, etc.



Phasellus posuere

Diam, et placerat nulla. In eu leo gravida lorem porttitor dignissim a vel nibh. Vestibulum pretium vitae odio at molestie. Quisque posuere.

Quantum

Nullam dignissim, velit sit amet sodales condimentum; nibh tellus laoreet sem, nec tincidunt purus.

Laoreet

Nullam dignissim, velit sit amet sodales condimentum; nibh tellus laoreet sem, nec tincidunt purus.


Tincidunt

Nullam dignissim, velit sit amet sodales condimentum; nibh tellus laoreet sem, nec tincidunt purus.


Sed eget fermentum

Curabitur eleifend vulputate erat vitae tempor? Aenean ac odio tempus, consectetur lorem quis, ullamcorper nisl? Aenean amet.

Quantum

Nullam dignissim, velit sit amet sodales condimentum; nibh tellus laoreet sem, nec tincidunt purus.

Laoreet

Nullam dignissim, velit sit amet sodales condimentum; nibh tellus laoreet sem, nec tincidunt purus.


Tincidunt

Nullam dignissim, velit sit amet sodales condimentum; nibh tellus laoreet sem, nec tincidunt purus.

google-site-verification: google3a6edae949def268.html